Loading...

Es muy difícil descubrir en nuestra vida algo que sea verdaderamente insignificante, pues por muy simple e inocuo que parezca un episodio, tiene efecto.

La vida de cada uno de nosotros está formada de detalles, muchos detalles hacen EL DETALLE, por eso cuidar los detalles es cuidar el todo.

No hay pensamiento totalmente estéril. Nuestra mente está produciendo ideas sin parar, trayendo recuerdos o relacionando imágenes. Toda esta actividad finalmente es lo que somos. Por más insignificante que nos parezca una idea es parte de nosotros y está influenciándonos de forma determinante.

Es sorprendente constatar cómo acontecimientos pequeños e insignificantes hacen a la persona que somos.

TODO TIENE UNA CAUSA

Lo que tú eres hoy es una consecuencia de una causa que existió ayer. A veces no estamos conformes con los resultados de nuestra vida o no hemos encontrado el nivel que queremos. Vemos que la abundancia no nos acompaña, nos sentimos solos y nada nos sale bien, entonces es tiempo de cambiar. 

En primer lugar, necesitas saber de dónde provienen esos comportamientos que te impiden ganar, te alejan de la felicidad o producen grandes insatisfacciones. Identifica donde está el origen de esos comportamientos negativos y comienza a reprogramar tus pensamientos y tus creencias para que puedas empezar a actuar de manera diferente.

Solo cuando actuamos de manera diferente, obtendremos diferentes resultados. Para hacer un análisis de tu forma de ser y poderse responder a la gran pregunta de ¿por qué somos como somos? Debemos preguntarnos a nosotros mismos acerca de lo que somos y de nuestros comportamientos. Hacer un ejercicio retrospectivo te da luces para conocer verdaderamente de dónde venimos y cómo se formó esa persona que somos actualmente. Conectar tu presente con el pasado te llevará a encontrar muchas respuestas que te servirán para tomar las decisiones que debas tomar.  

Realízate las siguientes preguntas:

  • ¿Quién soy realmente?
  • ¿Qué me gusta y qué no me gusta y por qué?
  • ¿Qué episodios de mi pasado están asociados a estos gustos?
  • ¿Cuáles son mis miedos?
  • ¿Qué eventos recuerdo asociados a esos miedos?
  • ¿Por qué soy como soy?
  • ¿Quién o qué hizo que yo fuera como soy?
  • ¿Qué rasgos de mi forma de ser o de mi comportamiento han contribuido a mi éxito personal?
  • ¿Cuáles actitudes o comportamientos adquiridos en mi vida, me han perjudicado o me han distanciado de las metas que me he propuesto?
  • ¿Qué me ha permitido encontrar oportunidades y aprovecharlas al máximo?  ¿Qué comportamientos, pensamientos o actitud han impedido descubrir una oportunidad o no aprovecharla?

Todas estas interrogantes me las realicé y me fueron llevando hacia mi pasado y allí encontré muchas respuestas.

Definitivamente nos fuimos haciendo, y cada momento de la vida de una persona es importante y a veces no nos damos cuenta de esto. Cuando llegues a tomar conciencia de que nada es en vano, de que todo tiene significado y que el futuro será reflejo de tu presente, entonces y solo entonces podrás liderar tu propio porvenir.

Miguel de Unamuno, pensador y filósofo español, dijo: “Prefiero ser el padre de mi futuro que el hijo de mi pasado”, traigo al recuerdo esta frase porque tiene mucho valor para este tema.

-Lo que está hecho, hecho está- decía sabiamente mi mamá.

Pensar antes de actuar tiene sentido cuando tomamos conciencia de que hay cosas que no podemos borrar. Lo que hacemos determinará en parte una acción posterior, puesto que todo en la vida está interrelacionado. Somos causa y efecto. Lo que hagamos hoy será mañana la causa del efecto de algo.

Sobre la base de esta premisa puedo de manera figurativa decirte que si sigues pensando y actuando de la manera que lo estás haciendo podría adivinar qué será de tu vida: Nuestro presente se encuentra irremediablemente relacionado hacia atrás con nuestro pasado y hacia adelante con nuestro futuro.

Tú tienes en tus manos la varita “mágica” que cambiará tu vida, la cual no es tan mágica. Todo consiste en revisarse para conocerse, aceptar que existen cosas que te están restando fuerza, felicidad o bienestar y determinarse a cambiarlas.

Toda persona puede cambiar su forma de ver la vida, asumir actitudes distintas y comportarse de forma mucho más apropiada.

Si eres optimista hoy y eres comprometido con tu presente, entonces debes esperar cosas grandes y hermosa en tu futuro.

Y termino con esta frase que espero te haga reflexionar sobre lo que estás haciendo hoy y lo que estás obteniendo 

Cada quien recibe conforme a lo que piensa y a lo que entrega.


Libro: “Nada que perder, me decía Consuelo”

Autor: Carlos Saúl Rodriguez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja Tu Comentario

  Subscribe  
Notify of

Av. Principal de Los Ruices, Centro Empresarial Los Ruices, piso 5, ofic. 511. Caracas, Venezuela. ZP 1050

+58 212 239 1630 | +58 412 608 8169

© 2017 Carlos Saúl - Comunicaciones • Quick Web Venezuela.