Loading...

Cada experiencia deja un aprendizaje, indistintamente del estado emocional que nos genere. Por ello, parte del saber vivir está en no quedarnos solo con la euforia  o los tragos amargos. Debemos quedarnos con todo  lo aprendido, ya que tarde o temprano nos será de utilidad.

Cada emoción nos genera un estado interno: las emociones positivas  como la alegría, la gratitud, el orgullo, el asombro, la admiración generan estados de satisfacción, tranquilidad y felicidad.

Las emociones negativas como el miedo, la ira, la vergüenza, la ansiedad, nos producen tensión, hostilidad, estrés, pesimismo y por consiguiente sentimientos de inferioridad o auto desprecio.

Todas nuestras  experiencias vienen aderezadas de emociones tanto positivas como negativas, por ello, es indispensable que aprendamos que las verdaderas enseñanzas de vida vienen envueltas en esos dos “empaques” emocionales.

La vida es un todo

Son muchas las personas que me cuentan episodios negativos, situaciones que quisieran desaparecer de sus vidas, de sus recuerdos. Eso me demuestra que la mayoría de la gente desea que sus vidas sean conforme a un ideal que no solo es imposible sino, quizás, muy aburrido.

Querer destruir lo malo de nuestra mente es algo comprensible pues nadie quiere cargar con un recuerdo que lo lastima. Sin embargo, para vivir de una manera más positiva es fundamental reconocer y aceptar que siempre hay un lado bueno en todo lo que nos acontece. Creer que en todo siempre hay algo por ganar, pensarlo así, sin dudar, aunque pueda resultar difícil de comprender y aceptar, es lo que hará que en cada situación podamos descubrir algo bueno y nutritivo. 

Para vivir dentro de un esquema en el que todo tiene algún sentido, lo primero que debemos hacer es aceptar que todo lo que nos ha pasado forma parte de la vida y lo segundo, admitir que nuestra historia está hecha de eventos interconectados que no podemos separar. Somos un todo, una amalgama, algo integrado, una especie de collage  en el que se pueden distinguir distintos episodios, que cuando son aislados tienen un sentido y producen sentimientos y emociones muchas veces poco agradables, pero que al verlos como un todo, son capaces de generar estados emocionales positivos de bienestar, disfrute y placer.

Lo malo un día puede ser lo bueno otro día

Nada es bueno o malo, todo cambia, unas cosas se conectan con otras y luego aparecen cosas buenas que inexplicablemente están vinculadas con las que llamamos “malas”.

Debemos entender que la vida simplemente es, lo que ocurrió, ocurrió, las cosas no son ni malas ni buenas, solamente son. El tiempo ayuda a darnos cuenta de que lo que creíamos un día que era malo no era tan malo, porque la vida no es un instante, la vida es un todo.

Cuando llegamos al nivel de poder pensar y creer que todo lo que nos acontece va a ser parte de lo bueno de la vida, aceptaremos más fácilmente las cosas negativas que nos acontecen.

Decir que algo que aparentemente es malo puede derivar en algo bueno, para la mayoría de las personas resulta incomprensible, pues suena como una locura. Pero la verdad es que las cosas no son en esencia totalmente negativas. Un divorcio no es malo ni bueno, es un divorcio. Perder el empleo, ¿es malo o bueno? Ni malo ni bueno, simplemente es perder un empleo. Lo demás depende de cómo lo vea cada quien.

La vida es lo que tú  pienses.

No todo puede ser placer

Cada meta que nos proponemos requiere de un esfuerzo, esto significa que para poder llegar a conquistar la cima, se requiere hacer un esfuerzo acorde al nivel del reto. Es sencillo, metas ordinarias requieren de esfuerzos ordinarios y metas extraordinarias requieren de esfuerzos extraordinarios. Para tener lo mejor a veces tenemos que pasar por lo peor.

No es un imperativo, pero no he conocido a nadie que no haya pasado por penurias y sacrificios para obtener o lograr una meta. Para tener una casa mucha gente se abstiene de casi todo para lograr esa meta. Muchas veces las personas no salen de vacaciones, venden un carro, aplazan salidas, recortan su presupuesto e incluso hasta pueden dejar de consumir cosas que son necesarias en función del preciado premio: tener una casa.

El haber vivido en un barrio de Caracas, en medio de tanta pobreza y tantas carencias, donde reinaba el caos y la inseguridad sin convertirme en un esclavo del conformismo, la desidia, sino, todo lo contrario, haberme declarado como un ser libre de decidir mi futuro, tener la voluntad y la fuerza personal para aguantar tanta penuria, me da la autoridad moral para decir de que tú decides ver oportunidades en cualquier lugar y aprovecharlas con  inteligencia y decisión.

La vida me enseñó que mientras más experiencias se tienen más se aprende, nada es despreciable, debemos enfrentar los retos con coraje y luchar por lo que queremos. La huida es muchas veces un salto al vacío, mientras más prejuicios arrastremos menos oportunidades descubriremos, por lo que hay que limpiar nuestra mente y llenarla de pensamientos de prosperidad. Si pensamos que no tenemos nada que perder, arriesgaremos más, ensayaremos y por lo tanto tendremos más oportunidades.

No todos los pasos que damos nos acercan a la meta. Sucederán situaciones que te alejarán, te detendrán o quizás te desvíen de tu propósito, habrá momentos que te exigirán más y más esfuerzo. Los caminos del éxito pueden ser torcidos, pantanosos y riesgosos donde solo la intuición será tu consejera. Nadie tiene el mapa correcto, pues todo cambia permanentemente.

 Caminar en la búsqueda de una meta, requiere de mucha convicción, esfuerzo y tolerancia, pero sobre todo de una gran inteligencia intuitiva, ya que no contamos con un GPS, que nos lleve sin perdernos a ese lugar desconocido.

Creer y sentir que todo tiene un sentido es clave para llegar a ese nivel en el que todo se convierte en una posibilidad y nos mantiene en una actitud favorable para obtener un aprendizaje todos los días.

Creer que NO HAY NADA QUE PERDER  nos prepara para adaptarnos y tener éxito cada día de nuestra vida.

Libro: “Nada que perder, me decía Consuelo”

Autor: Carlos Saúl Rodriguez

2
Deja Tu Comentario

1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of

Aciertas con cada palabra. me hicistes el día 💪

Av. Principal de Los Ruices, Centro Empresarial Los Ruices, piso 5, ofic. 511. Caracas, Venezuela. ZP 1050

+58 212 239 1630 | +58 412 608 8169

© 2017 Carlos Saúl - Comunicaciones • Quick Web Venezuela.