Loading...

¡Cuántas veces nos hemos equivocado! Y ¡Cuántas veces hemos tenido que admitir que nuestra verdad no es la verdad! La sabiduría no consiste en ser perfectos, la verdadera sabiduría está en querer aprender y saber aprender.

Los errores tienen una nueva cara cuando a partir de ellos podemos rectificar y re-aprender, revisarnos y adaptarnos a nuevos esquemas. El error siempre va a existir, más aún, es necesario que exista, y ustedes se preguntarán ¿por qué? Y la respuesta es muy simple, porque es el principal mecanismo para el aprendizaje y para el crecimiento. Amigos: no estamos ya hechos, nos hacemos cada día.

Michael Jordan decía: “Fallé más de 9.000 tiros durante mi carrera, perdí más de 300 juegos, fallé 26 veces el tiro ganador, he fallado una y otra vez en mi vida y por eso es que tengo éxito”. Asume cada error como una oportunidad de aprendizaje, así cada vez que te equivoques en vez de maldecir, darás gracias a la vida. Quita de tu mente la creencia “errar es malo” y asume las equivocaciones como parte de tu vida. Dice la gente sabiamente “errar es de humanos” y “para adivino Dios”. Caer no es tan importante como volverse a levantar, ya que, en cuanto te levantas serás un nuevo ser, fuerte y dueño de la experiencia, con una nueva visión y un nuevo sentir de la vida. Entonces, convierte el tropiezo en el escalón más firme para seguir subiendo en la búsqueda de tu realización como persona.

Si logramos aceptar que en la vida se gana o se aprende y no hay derrotas sino experiencias y aprendizajes, nuestra vida comenzará a ser más liviana, el peso de la culpa no existirá, cada episodio vivido tendrá algún sentido y nos aceptaremos como somos, sin complejos enfermizos, admitiendo el pasado con sus aciertos, ganancias y aprendizajes y nos enfocaremos con más optimismo en construir un futuro de ganadores.

Acepta también el error en los demás y ayúdales a descubrir la riqueza de aprender en cada equivocación, porque en la falta superada hay un brillo oculto. Recuerda, hasta el oro por más preciado que sea, se purifica con el fuego.

Mientras estemos vivos nos seguirán pasando cosas duras e inesperadas, pero cuando las superamos y nos sobreponemos, siempre obtendremos un aprendizaje. Los episodios negativos de nuestra vida, las limitaciones y las derrotas no son más que lecciones que nos preparan permanentemente para enfocarnos en lo importante y prestar atención en lo transcendente.

Beethoven no tenía un buen oído, Einstein no era buen estudiante, Lance Edward Armstrong superó un cáncer que tenía metástasis y luego ganó 7 veces el Tour de Francia…

No es Cuestión de Leche, es Cuestión de Actitud
Páginas 58-59
Autor: Carlos Saúl Rodriguez

Deja Tu Comentario

  Subscribe  
Notify of

Av. Principal de Los Ruices, Centro Empresarial Los Ruices, piso 5, ofic. 511. Caracas, Venezuela. ZP 1050

+58 212 239 1630 | +58 412 608 8169

© 2017 Carlos Saúl - Comunicaciones • Quick Web Venezuela.