Loading...

Haciendo énfasis en lo práctico, actuando sin parar, aprovechando el tiempo en producir y producir. Enfatizando la reflexión, el pensamiento que antecede el hacer, contemplando, observando y buscando el sentido a todo lo que hacemos.

Una manera de vivir la vida es vivirla guiados por un concepto práctico, centrados en producir, haciendo y haciendo. Esta forma de vivir es lo que la mayoría de la gente asume. Una segunda manera de asumir la vida es vivirla pensando, soñando, reflexionando, meditando y encontrando un sentido a todo lo que hacemos. Esta manera es poco común en estos tiempos veloces, donde se pregona la eficacia y se cuida que por encima de todo utilicemos el tiempo de forma productiva.

Mi mamá resumía en un refrán criollo esta doble forma de vivir y las conjugaba en una sola fórmula: “Mijo, no je le olvide encomendarse a Dios pero trabaje, porque la comida no le va a caer del cielo”. Curiosamente, esta forma de pensar, se parece al famoso lema de San Benito, que dice: “Ora y Trabaja”.

Ora et labora. Una fórmula Válida por Siempre

Hace mil quinientos años, San Benito, el fundador de varios monasterios que más tarde pasaron a ser conocidos como la orden de los monjes benedictinos, acuñó una frase que sería el lema de su congregación. Ora et labora.

¿Por qué me vino al recuerdo este lema? Porque aplica perfectamente para identificar dos tipos de forma de concebir la vida o de la manera como debemos vivirla.

¿Dónde poner el acento: en la acción o en el pensamiento? “Ora et labora” es una expresión que nos lleva al justo equilibrio en el trabajo y la oración.

San Benito no fue el primero ni el único que abordo esta temática. Hace miles de años, Aristóteles, filósofo y pensador griego, se aproximó al tema con una óptica distinta y que vale la pena recordar. Para Aristóteles existían tres maneras de vivir la vida y eso diferencia a las personas. Distinguía entre: vida de placer, vida política y vida contemplativa.

La vida de placer, es la que persigue el disfrute de los sentidos en todas sus vertientes, de manera similar a como hacen los animales. La vida política busca el poder y el honor, aquí estarían aquellas personas que su interés primordial consiste en obtener la aprobación de los demás. Aristóteles no pensaba que en esas dos formas de vida, residiera el sentido principal de la existencia que para él era la felicidad.

Aristóteles creía que la felicidad no obedecía a un método sino que era algo muy personal. Este filósofo de la antigua Grecia pensaba que la felicidad se alcanzaba individualmente y por esta razón, hablaba de una tercera forma de vivir y era dedicándose a la contemplación. Para Aristóteles este era el tipo de vida perfecta…

Nada Que Perder, Me decía Consuelo
Páginas: 147-148
Autor: Carlos Saúl Rodríguez

Deja Tu Comentario

  Subscribe  
Notify of

Av. Principal de Los Ruices, Centro Empresarial Los Ruices, piso 5, ofic. 511. Caracas, Venezuela. ZP 1050

+58 212 239 1630 | +58 412 608 8169

© 2017 Carlos Saúl - Comunicaciones • Quick Web Venezuela.