Loading...

Cuando creemos que no hay salida

junio 26, 2017


Cuando creemos que no hay salida

 

Cuando estamos frente a situaciones de alta tensión aumenta de forma significativa la probabilidad de que se desencadenen alteraciones funcionales en nuestro organismo. Somos seres vulnerables y por más que nos sintamos fuertes, existen límites naturales que cuando se sobrepasan puede ello resultar nocivo o hasta mortal para cualquier individuo. Estamos expuestos a permanentes exigencias del medio, estímulos que no son controlables, situaciones que no decidimos.

 

Los fenómenos catastróficos, los cambios de naturaleza política o económica y muchos más, escapan de nuestro dominio, aparecen y nos impactan dependiendo de la capacidad de cada persona para enfrentar los cambios; pero la sensación de no poder con la demanda del entorno, creer que no hay solución posible, la auto-percepción de desvanecimiento, el agotamiento y el sentimiento de pérdida del estado de confort, son los elementos que hacen más difícil aún encontrar una salida a la tensión sostenida.

 

 

Existe una relación directa entre lo que pensamos o creemos  y la respuesta asociada en el sistema nervioso central. El estrés es un estado de alerta, que aparece cuando estamos en situaciones que percibimos como extremas, amenazantes o peligrosas. Cuando ocurre esto o cuando creemos que no hay salida se incrementa la producción de hormonas, que alteran el funcionamiento cardiovascular, siendo esta reacción natural más riesgosa para individuos con antecedentes asociados.

Las personas con deficiencias cardiovasculares son quienes entonces enfrentan mayor riesgo de infartos severos. Todos los infartos y arritmias cardíacas están vinculadas al alza delas catecolaminas, las cuales son incrementadas de forma importante en momentos de tensión, estimulando algunos centros neuroquímicos.

 

Si el estrés aparece y está relacionado con lo que pensamos, creemos y percibimos, entonces la clave para asegurar situaciones que nos obnubilan, nos desgastan y hasta nos enferman, se encuentra relacionada con una intervención en el plano cognitivo.

 

Cuando creemos que no hay salida, nos encontramos en un alto nivel de estrés que no nos permite tomar decisiones dentro de un marco mínimo de tranquilidad, para así conducir de forma más segura al equipo que nos corresponda dirigir, es necesario por una parte hacer una revisión personal de los recursos con los que contamos y que sin duda existen en todas personas, ya que de esta manera se robustece nuestro sentimiento de seguridad y logramos tomar el dominio de la situación desde nuestro fuero interno.

 

Por otra parte,  es necesario dar un justo valor a las situaciones, desmontando elementos agregados que no son parte de ellas, que no son reales o que no se corresponden con el presente. Por último, habiendo depurado la percepción de la realidad que funciona como estresor, es decir, desmitificando, evitando los pensamientos radicales, posturas extremas, distorsiones o las generalizaciones que tanto daño producen. En este momento, cuando hemos logrado superar las barreras mentales, es cuando se debe producir una estrategia viable y ponerla en funcionamiento.

Por Carlos Saúl.

 

 

Av. Principal de Los Ruices, Centro Empresarial Los Ruices, piso 5, ofic. 511. Caracas, Venezuela. ZP 1050

+58 212 239 1630 | +58 412 608 8169

© 2017 Carlos Saúl - Comunicaciones • Quick Web Venezuela.